Vistazo a ‘Postdata’ de Simon Garfield

De la laboriosa compilación para el libro ‘Postdata’ del periodista británico Simon Garfield, a la perspicaz valoración de Ángeles López; esta síntesis de la crítica publicada por el diario La Razón de España refuerza nuestra percepción del poder que tiene la palabra en el contexto de las emociones.  

Han roto parejas y han avivado la llama de la pasión; han comunicado muertes, nacimientos y contratos… Han sido hilo conductor de sabiduría, testimonio histórico o el ensayo de futuras obras literarias”, propone la introducción del texto, haciendo alusiones al uso de las cartas para develar secretos familiares, asignar herencias, delatar infidelidades, traiciones políticas y secretos de Estado. Si te interesa la publicación completa, haz clic aquí.

Cartas de amor, de condolencia, escritas con tinta invisible, censuradas, de amonestaciones, de agradecimiento, incluso las terroríficas misivas en cadena… Desde aquella que no fue escrita por el Bartleby de Melville que «prefirió no hacerlo», a la «viral» de Lutero, en tanto que sus «95 tesis» al poco de ser clavadas en la Iglesia de Wittenberg corrían como la pólvora por toda Europa“, amplía la publicación.

Esa variedad de escenarios son recorridos en el libro ‘Postdata’, incluyendo cartas inmortalizadas en puño y letra y en máquina de escribir. “Independientemente de su contenido, lo plasmado sobre el papel es un reflejo de nuestro estado emocional así como de nuestros intereses; tanto por lo que dice como por cuanto silencia”, acota Ángeles López.

En ‘Postdata’ se rememora el nostálgico arte de enviar cartas, desde tiempos de la antigua Roma hasta el correo electrónico. Es “una oda a dos mil años de palabras enviadas, perdidas, rasgadas, subastadas, coleccionadas e incluso publicadas”.

Pocas cosas emocionan tanto e incluso pueden modificar el curso de una vida como una carta”, añade la redactora; respaldando la idea de Garfield sobre el futuro “sombrío” a la redacción de epístolas. “Los correos electrónicos son un codazo, pero las letras son una caricia”, escribe Garfield… Y, por desgracia, complementa López, “vivimos en una cultura en la que nuestro sistema nervioso aguanta más codazos que caricias“.

Garfield deja en el tapete la reflexión de que la correspondencia de hoy nada tiene que ver con las  «Cartas a Abelardo», de Eloísa, las epístolas de San Pablo, los panfletos de John Milton a Thomas Paine, las misivas subidas de tono entre Anais Nin y Henry Miller o la decepción hecha palabra entre Napoleón con su amada Josefina, que terminaría con una carta enviada en 1811. He ahí lo interesante de ‘Postdata’, es una retrospectiva del intercambio humano, por medio de la palabra escrita, durante siglos.