Guatemala sin servicio de correo, sensible relato de @julioserrano

Guatemala se ha quedado sin servicio de correo, esperemos que no pase tanto antes de ser reestablecido. Por ahora la noticia es que la empresa privada El Correo de Guatemala S.A. suspendió operaciones esta semana, a raíz de no obtener una renovación de concesión con el Congreso de la República, algo que se esperaba desde 2014. Entre el contenido relacionado hemos encontrado una emotiva publicación del bloguero Julio Serrano Echeverría y reseñada en el portal www.plazapublica.com.gt, donde se ahonda en las repercusiones que tiene este capítulo para las personas que usan el correo tradicional como instrumento de envío de paquetes y afectos a quienes lejos están. Se acabaron las cartas de amor, es el título de la publicación que va más allá de datos contundentes (como el desempleo de 900 personas que trabajaban en 252 agencias, en una empresa que mutó de estatal a privada en 1998), hasta exponer la desesperanza de quienes se quedan con paquetes y cartas en mano, en una suerte de “limbo” de la contemporaneidad, donde la simple (y más económica) forma de envío se paraliza mientras las inquietudes y la vida siguen su curso.

A continuación el texto:

ya no tenemos nada que esperar

El correo de Guatemala cerró. Me parece increíble estar escribiendo esa oración. Ya da igual aquello de “a estas alturas del siglo XXI”, es obvio que el país se rige por otro tipo de temporalidad, hasta en el medioevo había correo, ¡¡¡cómo carajos se queda un país sin correo!!!!

No se me ocurre nada con qué compararlo, pero la sensación es esa, la del limbo. Todo aquello que estaba por venir, no vendrá. Todo aquello que tendría que encontrar su destino fuera tendrá que pagar muy caro para lograrlo. El mensaje es clarísimo: ya no tenemos nada qué esperar. Recuerdo un poema tristísimo de César Vallejo

“Se acabó el extraño, con quien, tarde
la noche, regresabas parla y parla.
Ya no habrá quien me aguarde,
dispuesto mi lugar, bueno lo malo.”

Esta vez no me interesan tanto las razones por las que sucedió tremendo descalabro, es que se sienta uno en la acera de la realidad nacional a ver los carros pasar, ya la desazón, en serio, cómo es posible que pase algo así. Se queda uno con la carta en la mano. “Con mi mejor amiga nos mandamos cartas por correo”, me dijo una niña que corría feliz por ahí con sus trenzas. Yo también lo presumiría. Por las cartas que guardo, por las que he mandado, por los libros que todavía vienen de vez en cuando, por las cartas de amor de los abuelos, y por los cientos de miles de necesitados de comunicarse, por todo eso estamos sentados con la carta en las manos, soplando un diente de león pensando “ya que se vaya todo a la mierda”.

Y claro, habrá quien diga, es solo una carta.
Sipués, como si solo fuera una carta.

@julioserrano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s