Fragmento: Cuando el destinatario no puede leer

Una vez escribí una carta que no pude entregarte y se la di a leer a un amigo, imagino que por el desespero de sentirme escuchada. Supongo que lo mismo le pasa a la gente que escribe obituarios a sus difuntos en primera persona, tuteándolos y diciéndoles cuánto los extrañan. Siempre hago mofa preguntándome si en el cielo venden el periódico donde está el obituario, para que el difunto les lea. Sin embargo en silencio entiendo que prevalece un desespero de que alguien les devuelva algo por el sentimiento expuesto, al menos una frase de aliento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s