Preguntas y verdades sobre el amor

Una dosis reflexiva en torno al amor nos ofrece nuestra colaboradora Janeth Castillo, quizá en medio de un sinsabor sentimental o durante un episodio de aguda perspicacia, como quien encuentra importantes verdades dialogando consigo mismo. Sus líneas pudieran ir a una persona en especial, o a cualquiera, a todos, incluyéndonos, porque tienen un aire aleccionador sobre las parejas y sus dificultades. Para ella la perseverancia en el amor vale la pena porque “la recompensa es el cielo”. A diferencia de su carta Un ave que aprendió a volar, este material en forma de monólogo interpela, abre preguntas, invita a pensar, a reconocer temores y a envalentonarse por ese noble sentir que mueve al mundo.

A continuación el texto: 

No existe una definición única, exacta y clara del amor; pero  aunque no lo veamos existe, ¡qué alegría! ¿Se imaginan el mundo sin él? Que levante la mano quien no lo ha experimentado… En estas palabras me refiero al amor entre parejas, cuyo camino a veces es difícil; por los obstáculos que se nos presentan en muchos de los casos. La lucha es titánica y dura, aunque sí vale la pena porque la recompensa es el cielo, ¿no están de acuerdo?

A veces pensamos que  el amor es un problema y que es mejor estar sin él. Terrible error de pensamiento, ¿no creen? Quizá  el cerebro se impone e indica qué es lo racional luego del frío análisis del por qué exponerse a ser vulnerable… No es conveniente y seguro mucho menos, ¿o sí?

Sin embargo, aunque uno no quiera, el testarudo corazón te lleva a diferentes escenarios donde muchas veces quedas atrapado y lleno de sensaciones encontradas. ¿Recuerdas la primera vez que te enamoraste? Tal vez eso pasó hace mucho tiempo, ¿pero recuerdas con detalles esos lindos momentos que te llenan el alma y hacen que se asome una sonrisa en tu rostro al evocarlos? ¿Las mariposas aun las puedes sentir?

Cuando te cuestiones sobre el amor, respóndete sinceramente qué es lo que tu corazón siente. Cuando estamos envueltos en una relación amorosa, ya sea de poco tiempo o de muchos años, es importante recordarte que cada día debes renovar tu fe en ese amor, mantener la llama ardiendo con cada detalle. 

Si hay obstáculos en el camino, quizás no salgas ileso y tendrás algunos rasguños; pero te aseguro serás más feliz y sabio, incluso si al final estás solo o acompañado. Disfruta durante el viaje, haz uso de la tolerancia y el respeto a las diferencias de cada uno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s