Para una bella dama en tierras remotas

En Cartearte nos estrenamos con un texto de felicitaciones por un cumpleaños, de un sujeto de Venezuela que lo quiso reseñar por esta vía para hacérselo llegar a su “bella dama”, quien desde hace algunas semanas vive en Lima y está pasando su ‘cumple’ viajando, de Panamá a Bogotá, por compromisos laborales. El escritor y filósofo francés Jean-Jacques Rousseau (1712-1778) dijo alguna vez que “las cartas de amor se empiezan sin saber qué decir, y se acaban sin saber lo que se ha dicho”. En este caso las felicitaciones del carteador se convirtieron en una especie de inventario de virtudes.   

A continuación la carta:

Se le extraña y es comprensible. ¿Y cómo no? Si esa bella dama transmite tanto afecto en vivo y a todo color que, ya antes de ausentarse, me vaticinaba echándola de menos en la cotidianidad de cualquier día de la semana y también en fechas importantes; como ésta.

No es cualquier día, ni cualquier fecha. Es domingo 12 de julio y es el día de su cumpleaños. Lo asumo con felicidad, aún en la distancia, porque hoy debe ser motivo de júbilo para sus seres queridos. Hay que brindar a su nombre, con café marrón o con papelón con limón, para involucrar lo sensorial en la experiencia. También es válido escuchar algo de música que le guste o no, algunos registros del álbum Agent Cooper de Russian Red, quizá; Secret Heart, de Feist; Chica de humo, de Emmanuel; o un disco en vivo de Damas Gratis (la cumbia villera no le gusta mucho, pero la hace reír).

Amaneció con 30 años en Panamá y despide el día en Bogotá, dando consistencia a su perfil cosmopolita, hoy más que nunca ciudadana del mundo. Merecida consistencia y merecido perfil, porque tienen la capacidad de pensar en grande y trabajar para lograr sus metas. Halagarla se hace justo a estas alturas. Esa bella dama despierta admiración por su perseverancia.

¿Cómo no extrañar su calidez?, que sigue transmitiendo desde tierras remotas… Lo mismo su complicidad ante mis causas nobles y absurdas.  El calor de gente le brota natural y yo aspiro que este día tenga un brillo especial, con gente que le recuerde la gran persona que es.

Por acá yo puedo recordarle que es una mujer encantadora. La dulzura de su voz invita a escucharla, para cautivar luego con su sentido del humor y dominio de temas varios. Hay que leer para llevarle el ritmo, para contrapuntearle, para diferir y hacer de cualquier mesa un escenario de debate. Su inteligencia atrapa y su diálogo hace crecer.

Esta vez nos tocó pasar su cumpleaños lejos, pero ambos tenemos la voluntad de hacer justicia más pronto que tarde. Se merecía algún gesto en la era de la inmediatez y estas letras resultaron idóneas. Le reitero lo que ya sabe, que la quiero y que mi mayor deseo es estar a su lado y abrazarla, darle besos, apurruños y atenciones. Por ahora se los guardo con calidad de retroactivos para cuando nos volvamos a ver, que en nombre de Dios será pronto.

Desde este lado le hago saber que inmensa dicha siento de conocerla, de ser tocado por su cariño e inteligencia. Esta carta de cumpleaños se convirtió en una especie de inventario de virtudes, reforzando con argumentos la idea inicial: Se le extraña y es comprensible.

PD: ¡Feliz cumpleaños!

El sujeto que extraña a una bella dama.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s