Terminar sin querer

Tendré que terminar esta carta que no quiero terminar. Es necesario, para seguir. Donde estés, aspiro que sigas estando y que Dios te colme de vida. Espero que vayas en equilibrio y que superes las adversidades de tu enfermedad. Eres la persona más fuerte que conozco, a mucho orgullo lo digo, y espero se hagan tangibles todas tus metas trazadas.

Alguna vez manifestaste tu afecto diciéndome: “Inundaste de palabras mi corazón, llenaste de risas mi alma”. Tú hiciste lo mismo conmigo a tu manera, sin importar las formas. Esa hermosa frase funciona de espejo y se acopla en perfecta reciprocidad a lo que yo siento de ti. Hubo un corazón y un alma de este lado que se colmaron de ti… siguen llenos de ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s